El rigor del inventario al ingresar el Vehículo

carroya.com carros y motos nuevos y usados en Colombia

Asesor Carroya

El rigor del inventario al ingresar el Vehículo

En el motor. No crea en mitos urbanos que puedan ocasionarle grandes pérdidas.
Accesorios que NO se deben instalar. En el motor. No crea en mitos urbanos que puedan ocasionarle grandes pérdidas.
Crédito: Fotolia.com

  • Reportar
    errores
  • Compartir Compartir en delicious Compartir en twitter Compartir en delicious

Consultas mecánicas | Cuando se recibe un vehículo para su reparación en el taller de servicio, los obliga hacer especialmente cuidadosos al efectuar el inventario del estado del semoviente.

 Cuando la ley del consumidor se refiere a las obligaciones que contraen los concesionarios  cuando reciben un vehículo para su reparación en el taller de servicio, los obliga hacer especialmente cuidadosos al efectuar el inventario del estado del semoviente.

Dice la ley que   ¨Si no se hubiere hecho salvedad alguna al momento de entrega del bien, se entenderá que el consumidor lo entregó en buen estado, excepción hecha del motivo por el cual solicitó la garantía¨, y por tanto si en el inventario no se deja constancia de los rayones de la carrocería, la ausencia del radio o de la llanta de repuesto, o los golpes que tiene el chasis por debajo, se supondrá que esa circunstancia no existía al recibir el vehículo.

Esta disposición que a simple vista parece tan lógica, en la práctica resulta un formidable ejercicio para el concesionario, que en una de nuestras mañanas atiende una fila de clientes esperando que le reciban su vehículo, mientras los acuciosos Asesores de Servicio no dan abasto para cumplir la tarea, especialmente cuando es un día de pico y placa y los propietarios aprovechan para dejar el vehículo en el taller.

SI el vehículo esta sucio no basta decir en la orden de servicio que el concesionario no responde por las ralladuras de la carrocería que puedan estar ocultas por la mugre, ya que la ley dispone otra cosa en estos casos, y no hizo ninguna salvedad cuando el vehículo viene de la finca del propietario.

Algunos cocesionarios le piden a los clientes que laven el vehículo y vuelvan a la fila, o les ofrecen el servicio de lavado como condición para efectuar la recepción del vehículo y el necesario inventario, pero todo esto resulta muy engorroso en la práctica, y por esa razón algunos prefieren corres el riesgo de lo inesperado cuando el cliente esté recibiendo el vehículo después de la reparación.

Para curarse en salud, ha hecho carrera la practica de filmar el estado del vehículo por todas partes, mientras el Asesor de Servicio va describiendo las fallas o faltantes  que  observa, en una escena que más parece un estudio de Hollywood que la Sala de Recepción del Taller de Servicio, y que en ocasiones molesta a los propietarios que ven como someten su lindo vehículo a un examen que consideran  exagerado.

No hay más remedio, pues la ley reglamentó este asunto con excepcional dureza y en forma muy general, sin tener en cuenta que en el  caso de los vehículos las cosas no son tan fáciles como parecen.

Rodrigo Bueno Vásquez
 


  • Enviar a
    un amigo
  • Reportar
    errores
  • Compartir Compartir en delicious Compartir en twitter Compartir en delicious
Publicidad