Cómo evitar varadas y accidentes en un viaje por carretera

Mar 23, 2018
Redacción Carroya.com
Cómo evitar varadas y accidentes en un viaje por carretera
Foto: 123rf.com

Está claro que realizar un viaje de varias horas por las carreteras colombianas, implica someter el vehículo a cambios drásticos de clima y terreno; eso, de antemano, exige una minuciosa revisión con suficiente antelación. Es posible que haya arreglos pendientes que no estarán listos en un solo día. 

Si consideras que debes llevarlo a un taller, pruébalo una vez te lo entreguen. Nunca lleves el carro del taller a la carretera; puede ser muy peligroso.

Así las cosas, y teniendo en cuenta todos los percances con los que se encuentran las familias colombianas en los largos paseos por carretera, Carroya.com te comparte algunos consejos para que dejes listo tu carro y tengas las mejores vacaciones. 

Cabe mencionar que actualmente la gran mayoría de los vehículos cuentan con gestión electrónica y eso hace que muchos de los repuestos mencionados en esta nota sean obsoletos e innecesarios. Sin embargo, por las carreteras colombianas todavía ruedan muchos carros de tecnologías anteriores. Para ellos estos consejos sí resultan vitales.

Revisión de frenos, con cambio de pastillas y cambio de líquido (si es necesario), y como mínimo, graduación de bandas o cambio al haber llegado al fin de su vida útil. 

Revisión de la suspensión. Busca componentes desgastados o flojos y cambia lo que sea necesario.

Alineación de dirección. Es un procedimiento rutinario que se hace obligatorio con el paso de los kilómetros y más aún si se han cambiado componentes de la suspensión.

Revisión de llantas. Deben estar en perfecto estado y con un desgaste parejo y que permita seguir utilizándolas, de no ser así se deben cambiar. 

La presión de aire se debe aumentar un par de libras cuando se emprende un viaje. No olvidar la llanta de repuesto que debe estar perfecta y con la cantidad de aire adecuada según el vehículo. 

Puede necesitarse balanceo y rectificación de los rines para tener una marcha lo más suave y agradable posible y para evitar desgaste innecesario de las llantas.

Sincronización del motor para dejarlo en el nivel óptimo de potencia, para acometer de manera tranquila y exitosa nuestra escarpada topografía. 

Generalmente se cambian las bujías, los cables de la instalación de alta tensión y cualquier otra parte que no se encuentre en perfecto estado y que sea susceptible de fallar.

Sistema de refrigeración buscando mangueras o tapones deteriorados o con fugas. 

Revisar el sistema eléctrico, incluyendo batería, correas de caucho y bombillos para comprobar que se encuentran en perfecto estado, de no ser así se debes cambiar lo que se necesite.

Evita los remiendos y las adaptaciones que pueden servir como desvare provisional, pero que no ofrecen confiabilidad. Es importante que las luces estén muy limpias siempre y perfectamente alineadas, para que cumplan con su función de manera adecuada y no causen peligrosas molestias al resto de conductores.

Las puertas y ventanillas deben abrir y cerrar correctamente, por seguridad y por comodidad. Si el vehículo cuenta con sistema de calefacción y aire acondicionado también debe funcionar.

Para no olvidar:

Recuerda que al salir de casa, es necesario tener el vehículo en orden. No basta con llevar gasolina en el tanque y las llantas infladas correctamente; es posible que en cualquier momento, tu vehículo (cualquiera que sea) presente una falla menor. Si no tiene los implementos necesarios, esa falla menor se convertirá en una terrible varada. 

Gato, cruceta, manivela, bomba o compresor portátil para inflar llantas,  juego completo de llaves mixtas (abiertas y boca fija), martillo, destornilladores de diferente tamaño (tanto de estrella como de pala), alicates fijos, alicates de boca deslizante, hombre-solo, pinzas de punta, embudo, bomba portátil de engrase, lámpara portátil, cortafríos, lima, cortador jeringa pequeña, tacos de madera, extintor de incendios, cuerda para remolcar, cables para iniciar la batería y juego de galgas.

 



Califica este árticulo: