Distracciones: lo más peligroso a la hora de conducir

Dic 19, 2014
Redacción Carroya.com

Cuando se conduce un automóvil, camioneta, campero, deportivo o cualquier otro tipo de vehículo se incurre en ciertos riesgos que se pueden prevenir.

Una de las distracciones más usuales por casi un 95 por ciento de los conductores en Colombia es hablar por un teléfono celular.

Identifiquemos un error frecuente al conducir hablando por un dispositivo móvil:

Se calcula que la duración promedio de una conversación es de aproximadamente 2 minutos mientras se conduce a unos 100 Kilómetros por hora (km/h). Durante este tiempo se habrán recorrido, por lo menos, unos 5 kilómetros; en este lapso, con la mente ubicada en otro tema muy diferente al manejo del automóvil y a las circunstancias del camino, usted prácticamente viajó ‘a ciegas’.

Como respuesta a este acto de irresponsabilidad, la legislación de tránsito castiga severamente esta mala práctica con 15 salarios mínimos diarios.

De igual forma, otros elementos que contribuyen a la distracción de los conductores son:

Maquillarse o peinarse mientras se conduce, llevar niños pequeños sobre las piernas, o mascotas inquietas, así como buscar en la guantera.

El no colocarse el cinturón de seguridad luego de iniciada la marcha es otro síntoma habitual de distracción al conducir, ya que el conductor gira su cabeza buscando el cinturón o la hebilla.

También resulta peligroso demorarse demasiado observando o ajustando los espejos retrovisores o utilizar el sistema de sonido en alto volumen, evitando la concentración al volante, que de forma similar se aplica en el cambio de emisoras o selección de canciones en su dispositivo móvil.

Los estudiosos de la seguridad al manejar, clasifican en dos tipos de riesgos asociados al conducir vehículos estando distraídos.

El primero se refiere a la acción de retirar la vista del camino, para observar el dial del radio, o cuadrar el tono o el volumen.

El segundo hace referencia a la acción de soltar el timón y al hecho de movilizar el cuerpo, buscando alcanzar un objeto.

En estos instantes, la mente y el cuerpo del conductor se alejan de su función totalmente, con el peligro lógico que esto conlleva.

Para evitar la distracción al conducir es recomendable prestar atención al funcionamiento del auto, al sonido del motor, a la manera en que se hace el cambio de velocidades, al ruido que hace al frenar, al murmullo de las ruedas o a los quejidos de la suspensión, al uso de las luces, o al cambio de paisaje. Acciones que obligan a mantener la atención sobre lo que se está haciendo: manejar un vehículo.

Erick Vilaró Barón

Twitter:@erickvilaro
Redacción y Contenido

 

Fuente: Roberto Nigrinis - Carrosyclasico.com

 

Califica este árticulo: