Exitosas pruebas del carro 'volador' Transition

Dic 11, 2014
Redacción Carroya.com
Transition de Terrafugia Inc reportó exitosas pruebas para el carro 'volador' .
Transition de Terrafugia Inc reportó exitosas pruebas para el carro 'volador' .

Se llama Transition y se puede reservar con un depósito de 10,000 dólares y comprar con 194,000.

Decoló, voló, aterrizó y regresó a casa por tierra, en repetidas ocasiones el Transition, primer vehículo aéreo personal que va a tener una producción continua.

Fue creado por Terrafugia Inc. una empresa estadounidense fundada hace seis años por un grupo de ingenieros aeronáuticos apasionados por la aviación privada.

Desde cuando Henry Ford presentó su modelo Ford T se había hablado de la idea de construir 'un carro con alas'. Hoy se puede decir que es un sueño hecho realidad, pues el pasado 5 de marzo el Transition voló durante 39 segundos frente al sorprendido público del aeropuerto de Plattsburgh, de Nueva York.

Luego aterrizó sin inconvenientes, dobló las alas y siguió su camino hasta la casa, donde se parqueó dentro de un garaje común y corriente, al lado de otros carros.

Este ensayo se realizó con igual éxito durante los siguientes seis días y en estos meses los pilotos lo han estado probando en una serie de vuelos más largos y con diversas maniobras para conocer a fondo el funcionamiento y el manejo del aparato.

Hasta el momento todo funciona a las mil maravillas, razón por la cual ya hay más de 40 pedidos para el 2011.

El Transition no es más alto ni ancho, con las alas plegadas, que un carro convencional de dos puestos. Cuenta con un motor desarrollado por la fabrica austriaca Rotax, de 100 caballos de potencia que consume en tierra, 7,8 litros de combustible cada 100 kilómetros.

Con 75 litros de combustible corriente puede recorrer 725 kilómetros en el aire, a una velocidad promedio de 185 kilómetros por hora. Además, tiene unas alas que en solo 30 segundos se doblan para pasar de avión a carro o viceversa.

Para aprender a volarlo solo se requiere de un curso intensivo de 20 horas específico para este avión, que dicta la misma empresa. Este les da a los pilotos una licencia para aviones ligeros o aviación deportiva (Light Sport Aircraft), que entrega la FAA (Federal Aviation Administration) de Estados Unidos.

Sus creadores prefieren llamarlo 'avión de carretera' pues la idea inicial era solucionar el problema de transporte después de un vuelo y fomentar la aviación privada, y no hacer un carro que despegue para evitar los trancones de la ciudad, como siempre se ha querido.

Pero este no es el primer carro con alas que se han inventado, aunque sí es el único que ha tenido tantas pruebas exitosas y es el que más se acerca a las primeras ideas que han tenido inventores como Glenn Curtis, el 'padre de los carros voladores', quien en 1917 creó el Curtis Autoplane. Un vehículo que jamás logró despegar pero sirvió para estimular a diversos ingenieros que desde entonces han patentado cerca de 80 modelos diferentes.

Al Curtis lo siguieron proyectos como el Aviauto, de dos bisagras dirigidas por un engranaje cada una con un motor de paso. El Arrowplane, de Waldo Waterman, de tres ruedas con un motor Studebaker de 100 caballos de potencia.

En 1940, el ConVairCar, un sedán con alas pegadas que se estrelló en su tercer vuelo. En el 73, dos inventos se esfumaron con la vida de sus creadores: Leland Bryan, y Henry Smolinsky, quien puso un motor de Cessna Skymaster a un Ford Pinto.

En 1949 Moulton Taylor diseñó el Aerocar del que se hicieron seis modelos, el último basado en un Chevrolet Swift. Después apareció Paul Moller, quien se considera como uno de los más cercanos a lograr desarrollar el primer carro volador, con el Skycar. Luego un israelí creó el CityHawk controlado por el sistema Fly by Wire car, que al igual que el anterior aterriza y despega verticalmente.

Finalmente, hace dos años presentaron el PAL-V, un prototipo que combinó la tecnología y seguridad en vuelo del giroauto con los avances y el diseño del Carver One, primer vehículo comercial de tres llantas, con inclinación y autobalanceo.

El problema es que estos prototipos, los que sirven y tendrían grandes probabilidades de funcionar, todavía están a la espera de financiación para su producción.

Hasta el momento el Transition ha sido el único 'avión de carretera' que ha logrado superar todas las expectativas y conseguir en poco tiempo mucho público interesado y dispuesto a financiarlo, por lo que el sueño de tener un carro con alas puede estar más cerca de lo que se podría imaginar.

Fuente: Revista Motor - www.motor.com.co


Etiquetas:


Califica este árticulo: