Historias de taxi: el taxi del milagro

Oct 08, 2014
Redacción Carroya.com
La carrera milagrosa

A las seis de la mañana José Obdulio sale en su taxi Hyundai Accent y decide recoger a dos niñas de 7 y 6 años de edad que lloraban sobre el caño de la calle 163 (al norte de Bogotá).

Su madre las había dejado abandonadas en una buseta, sin nada dinero, por perder la ruta del colegio.

José luego de haber continuado su camino sin lástima, regresa al sitio donde estaban las pequeñas; sintió algo de culpa porque cualquier cosa terrible podría pasarles.

Finalmente las subió en su carro e inició el largo recorrido hacia el destino: el colegio

 

Durante el trayecto, las niñas le contaron lo que su madre había hecho y le suplicaron que las llevara muy rápido porque temían que las puertas de su colegio fueran cerradas y no lograran entrar a clase. 

Este taxista en algún momento pensó que era mejor dejarlas en alguna estación de policía para no complicar más la situación, pero el llanto inconsolable de las pequeñas lo conmovió.

José perdió más de media hora en el mejor momento de la mañana para producir. Sin embargo, una vez dejó a estas niñas en las puertas del colegio, los pasajeros comenzaron a aparecer 'milagrosamente'. 

Ese día, los ingresos de José fueron cinco veces mayores a los de un día común. Esa noche durmió como hacía mucho tiempo no lo hacía; sintió la tranquilidad que solo percibe una persona que hace algo por otros.

 




Califica este árticulo: