Historias de taxi: el taxi gratis

Oct 08, 2014
Redacción Carroya.com

Una de esas temporadas altas en Bogotá, Francisco Delgado, a bordo de su taxi 7:24 decidió hacer una larga fila en el aeropuerto para lograr el producido del día.

Lo que nunca imaginaba era que después de cinco horas de ardua espera el único pasajero que recogería se bajaría del carro sin pagar la carrera.

En la larga fila, Francisco pensó retirarse y conseguir trabajo en otro sitio de interés, pero fue constante y decidió esperar. Finalmente debió recoger a un pariente proveniente de Barranquilla (a quien no veía hace muchos años) y su tarea era llevarlo a su lugar de destino.

Esta sería la carrera que salvaría el pesado día de trabajo, pero tal fue el infortunio de Francisco, que su pariente solo le pagó con un abrazo, un beso en la mejilla y un 'tibio' agradecimiento.

Ante tal gesto y tan insatisfactoria jornada, Pacho solo pensó en seguir su camino, con el acelerador presionado y con un único destino: su casa.

Y como diría Francisco: "esa carrerita, se perdió".


Etiquetas:


Califica este árticulo: