Kawasaki Z 1000, la moto 'Supernaked'

Dic 10, 2014
Redacción Carroya.com
Kawasaki Z1000.
Kawasaki Z1000.

Esta 'Supernaked' cuesta $34.7 millones.

La Kawasaki Z 1000, denominada por la marca como una 'Supernaked', es una moto de alto desempeño que acaba de llegar al país, siguiendo la tradición de diseño que introdujeron hace unos años con la conocida ER6-N y que les hizo acreedores de varios premios a nivel mundial.

Por supuesto, esta moto cuenta con los últimos avances de la tecnología japonesa, como un chasís en aluminio, con doble viga y en el cual está montado un motor de 4 cilindros de 1.043 cm3 con características muy especiales, como un torque excelente, predecible y una potencia muy generosa.

Funciona con una caja de seis velocidades de relaciones muy cortas, que permiten rodar en la ciudad fácilmente, con la certeza de que al girar el acelerador los 138 caballos de potencia están disponibles en un abrir y cerrar de ojos, pues la respuesta del motor es impresionante.

Si a este se le agrega la sinfonía que produce la máquina al respirar por escapes de corto y raro diseño que montan a cada lado de la moto, moverla a cualquier régimen es toda una experiencia.

El motor va asistido por una inyección electrónica Keihin con cuatro bocas de 38 milímetros, calibrada para que la respuesta al acelerador sea muy suave y se pueda usar todo el régimen de vueltas del motor sin huecos entre 2.000 y 11.500 rpm, donde se corta la inyección por el limitador. La moto pesa 218 kilos con el tanque lleno, y tiene capacidad de 3.4 galones.

En cuanto a frenos, tiene una parada a la altura de su aceleración y velocidad con mordazas Tokico de cuatro pistones adelante, dos discos lobulados de 300 mm de última generación, tan eficaces que hay que tomarse un tiempo para acostumbrarse y calibrar la cantidad de frenado.

Atrás tiene un disco de 250mm, también lobulado, con mordaza de un pistón, instalación que ameritaría un sistema ABS, que por ahora solo está disponible para las versiones europeas.

La posición de manejo es muy cómoda y la altura de la moto al piso permite maniobrarla fácilmente además de que no hay que ser muy alto para atreverse a conducirla. Al acompañante le quedaron debiendo el puesto pues el sillín es muy pequeño y a la larga sería mejor que lo reemplazara una tapa.

Tuvimos la oportunidad de conducirla varios días y en diferentes escenarios. La moto se acomoda a cualquier uso sin problema, en el tráfico de la ciudad es muy fácil de llevar por la docilidad del motor que camina perfectamente en los regímenes bajos.

En carretera la cosa cambia pues si bien la moto tiene un  comportamiento muy predecible y es fácil de llevar en la ruta, al frenar y meterla en las curvas, hay que agarrarse fuerte en el momento de acelerar a fondo, porque jala muy duro, y acumula velocidad muy rápido, tanto que en un abrir y cerrar de ojos el velocímetro llega a los 200 kph.

Marcha deportiva

La Z camina con unas suspensiones diseñadas con una horquilla Showa invertida con barras de 41mm y múltiples ajustes de precarga, rebote y compresión y en la parte trasera tiene un amortiguador central ajustable en precarga y rebote.

La marcha de la moto es un poco dura para el uso diario ya que está concebida para un uso deportivo.

El cuadro de instrumentos es digital y lleva los indicadores de norma como tacómetro, velocímetro, medidor de gasolina, odómetro y testigos del motor e inyección.

Es una moto para tener en cuenta, no solo por sus prestaciones excelentes, sino por su espectacular diseño.

Fuente: Revista Motor - www.motor.com.co

Califica este árticulo: