Volvo XC60 una camioneta muy segura

Dic 12, 2014
Redacción Carroya.com
Volvo XC60 una camioneta en el tope de la seguridad con freno autónomo para situaciones críticas.
Volvo XC60 una camioneta en el tope de la seguridad con freno autónomo para situaciones críticas.

En el rango de 190 millones tiene un poderoso motor de 3 litros, seis cilindros en línea de gasolina, turbocargado, que rinde 285 caballos.

La gran novedad es un sistema de frenado autónomo para superar errores de manejo o situaciones críticas a menos de 30 kilómetros por hora.

Con toda la pompa, Volvo lanzó en el último Salón del Automóvil de Bogotá la camioneta XC60 que estaba en su stand como elemento de provocación por sus características y algunos servicios de seguridad inéditos -como corresponde a todo Volvo- y, además, para indicar una acometida mucho más agresiva y profunda en el mercado nacional.

Usar como estandarte a la XC60 fue un gran acierto porque el vehículo reúne todas las condiciones y diferencias necesarias que implican su apellido para medirse en el mercado de los utilitarios deportivos de lujo y alta gama.

Como tal, se trata de una camioneta de gran volumen pero una apariencia bastante más deportiva que utilitaria pues sus líneas, en especial las del frente, son muy cercanas a las de un automóvil y con todo el ADN de los nuevos diseños de Volvo.

Que se marca mucho más con los enormes stops envolventes en el paral y se prolonga a todo lo alto de la compuerta trasera, algo que evoca al deportivo C30.

El enorme conjunto de las luces traseras no solo distingue a la XC60 de manera dramática en la selva de vehículos sino que contribuye altamente a la seguridad pues es imposible pasar por alto sus señales.

La XC60 ocupa la categoría mediana en tamaño dentro de estos especímenes pues no tiene tercera fila de sillas, a cambio, eso sí, de una estupenda bodega optimizada con bandejas y subsuelos para objetos más pequeños debajo del piso principal de equipajes.

Ya esto nos la define como un aparato racional en medidas, con un alto confort y funciones muy amables para los pasajeros que viajan en una atmósfera de plena seguridad pues están dentro de una cabina estructuralmente diseñada con todo el saber y experiencia de Volvo que es su pionero reconocido en este ramo.

Por ejemplo, el sistema de protección contra impactos laterales es muy avanzado ya que toda la energía de un probable golpe de estos es desviada hacia otras partes de la carrocería para proteger el habitáculo y hasta los asientos delanteros son parte de esa mecánica y no un elemento aislado del mobiliario interno.

Tiene seis airbags, de los cuales los laterales son de doble cámara pues una protege la cadera de las personas y la segunda cubre la zona pectoral. A fin de evitar el desplazamiento lateral de la persona en una colisión de costado, la bolsa que soporta la cadera tiene una presión y capacidad cinco veces mayor que las otras.

Se debe citar que su sistema de tracción permanente 4x4 no solo es parte de las funciones para terrenos difíciles sino también un elemento de seguridad adicional ya que permite integrar perfectamente los sistemas de control de estabilidad y tracción. No sobra decirles que tiene ABS para frenos y refuerzos electrónicos en casos de emergencia.

Una cosa única del XC60 es su capacidad de frenar autónomamente y sin intervención del conductor en circunstancias del tráfico urbano. De hecho, se llama City Safety y consiste en una tecnología capaz de leer, a velocidades inferiores a los 30 kilómetros por hora, la aproximación súbita e indebida a un obstáculo como puede ser un auto detenido intempestivamente enfrente o no visto por el conductor distraído, cosa que sucede con enorme frecuencia en la vida diaria del tráfico.

Si los sensores leen esta condición peligrosa que se da a unos 6 a 8 metros por delante de la camioneta, actúan de dos maneras. Primero, precargan el sistema para anticiparse a la reacción del conductor pero si éste de todas maneras no frena oportunamente, la XC60 lo hace por su cuenta y desconecta simultáneamente el acelerador y evita o mitiga la colisión.

Más allá de ser una espaciosa y lujosa camioneta, la XC60 camina en forma gracias a un brioso motor de seis cilindros en línea que desplaza 3 litros y cuya admisión se encuentra reforzada con un turbocargador de geometría variable con el cual el torque está disponible en grandes dosis desde las 1.500 revoluciones y alcanza su mejor momento a 4.800 rpm.

El resultado de esta maquinaria son 285 caballos de potencia, suficientes para andar por encima de los 200 kilómetros hora y acelera de 0 a 100 kph en 7,5 segundos, cosas muy destacables para una masa de 2,2 toneladas sin carga. Hay que anotar que toda esta máquina va montada transversalmente.

La probamos en carretera de montaña en una larga distancia con la caja de velocidades que trae que es de seis velocidades con opción manual o automática. Es perfectamente manejable en descensos en modo automático pues los frenos son claramente suficientes en detención y manejo del calor.

Pero es claro que resulta mucho más agradable manejarla en manual cuando se va en carretera pues la caja hace demasiados cambios en todas las retomas de aceleración mientras que con el cambio seleccionado al gusto, comprime lo necesario en baja y saca disparada la camioneta en las cuestas.

Cruza muy fácil pues la dirección es muy rápida y el apoyo de las ruedas muy generosas en rines de 17 pulgadas no genera ninguna aprehensión a pesar de la facilidad con la cual chillan las delanteras en curvas relativamente estrechas.

Tiene todo el confort de un automóvil, no en vano es derivado de la plataforma del S80 y sus espacios son muy generosos para los pasajeros en las sillas traseras. Los acabados no son exóticos ni exagerados, Más bien rústicos no en materiales sino en el estilo de presentación, por ejemplo, de los páneles de las puertas.

La XC60 llega un poco después a la competencia del segmento donde militan la Q5 de Audi, la Mercedes GLK, el BMW X3 y afines. Pero viene con todos los argumentos necesarios para ser considerada como una nueva opción siempre y cuando haya a la mano un cheque sustancioso cercano a los 200 millones de pesos.

Esto de entrada indica que tiene todos los accesorios de rigor, incluyendo un techo panorámico que genera un gran ambiente interior y toda la organización multimedia para el entretenimiento.

Fuente: Revista Motor - www.motor.com.co


Etiquetas:


Califica este árticulo: