Equivocaciones comunes en el mantenimiento del vehículo

Ene 14, 2015
Redacción Carroya.com
El cuidado del vehículo depende de usted y su uso. Foto: shutterstock.com

Redacción Carroya.com

En algunas ocasiones las personas tienen costumbres equivocadas frente al tema del mantenimiento y la reparación de los vehículos, para lo cual mencionaremos algunas.
 
Cambiar el filtro de aceite cambio de por medio: el filtro de aceite se encarga de retener la suciedad generada por el funcionamiento del motor y se debe cambiar siempre que se sustituya el lubricante. No hacerlo permite que el motor funcione con un deficiente filtrado lo que lo deteriora aceleradamente y el ahorro en el costo del filtro no compensa el valor de la prematura reparación del motor.  
 
No cambiar filtro de aire siempre y hacerlo soplar: el filtro de aire retiene la suciedad ambiental evitando que ingrese al motor, si se sopla con aire a presión y no se cambia se agrandan los finos poros del filtro y este ya no puede cumplir con su misión dejando pasar partículas dañinas para la vida del motor. Mitos y verdades sobre el motor de su vehículo.
 
El costo de un filtro de aire es muy bajo si se compara con los daños que causa el no cambiarlo y además un filtro obstruido aumenta el consumo de combustible. Se aconseja cambiarlo cada vez que se cambia el aceite con su filtro e incluso entre cambio y cambio cuando se utiliza el vehículo en vías polvorientas donde se tapa con mayor facilidad.
 
Combinar las llantas: las cuatro llantas del vehículo deben ser iguales, su labrado debe ser idéntico a menos que el fabricante de este indique algo distinto. Mezclar llantas con diferente labrado afecta el frenado, el agarre al piso en curva con peligrosas consecuencias. Si no es posible usar las cuatro llantas, por lo menos las del mismo eje deben ser idénticas. Cómo elegir la llanta ideal para su vehículo.
 
Reparar bomba de frenos: muchas personas compran e instalan los componentes (empaquetadura) de la bomba de freno o cilindro maestro cuando se pierde efectividad en el frenado, olvidando que el uso genera desgaste creando surcos y rayones en el interior de esta muchas veces no detectables a simple vista, lo que nunca permitirá que se acoplen adecuadamente partes nuevas con usadas impidiendo tener un sistema de frenos con un funcionamiento óptimo y realmente seguro.
 
Anillar el motor: cuando un motor se encuentra gastado y esto se comprueba con un chequeo de fugas de compresión previa, resulta poco acertado montar anillos nuevos en cilindros ya ovalados por el trabajo constante y pistones gastados en sus ranuras, resultando todo en un remiendo costoso cuando la única solución será la reparación profesional completa o el cambio del motor por uno nuevo.
 
Son inaceptables los remiendos y adaptaciones en los sistemas de frenos, dirección y suspensión.
 
 
Fuente: Mecánica Automotriz de Joseph Heitner – Reportería. 
 

 




Califica este árticulo: