¿De qué dependen las diferencias en el precio de la gasolina?

Oct 25, 2014

Mes a mes, el Ministerio de Minas determina la base a partir de la cual se debe cobrar por cada galón de combustible y, de ahí en adelante todo empieza a rodar.

Respuesta: Ese combustible llega finalmente a un centro de distribución (en el caso de Bogotá es Puente Aranda) y a partir de allí arranca el periplo final hacia el minorista, el cual está obligado a pagar por el transporte del líquido hasta sus propios tanques.

Se sobreentiende, entonces, que mientras más cerca esté la EDS a los tanques de distribución, más barato será el combustible que vende, pues los costos de transporte se reducen. Pero no siempre es así.

En Bogotá, por ejemplo, las EDS ubicadas hacia las salidas occidental y norte (calle 80 y Autopista) suelen tener precios más ajustados que aquellas que se ubican dentro de la ciudad.

"Eso tiene varias explicaciones, como que el suelo en Bogotá es más costoso (se paga más agua, luz, teléfono y predial) y que la competencia en las salidas es mucho mayor que adentro, es decir, hay más bombas a la redonda", explica el ejecutivo de Fendipetróleo.

Precisamente la presencia de competencia en un perímetro muy pequeño es la que obliga a las EDS a echar mano de la 'libertad vigilada' que las resoluciones del Ministerio de Minas y Energía 82438 y 82439 del 98 otorgó sobre la gasolina corriente y el ACPM, respectivamente.

Esa 'libertad' les permite ajustar su margen de ganancia sobre el galón de ambos combustibles, pero al ser 'vigilada', las autoridades pueden ejercer control sobre ellas para impedir que se pongan de acuerdo en el cobro de cada galón y creen lo que comúnmente se conoce como 'cartel de precios'.

La ley también contempla un régimen de 'libertad regulada', que el Ministerio de Minas y Energía creó para "ponerle un límite al margen de los minoristas (...) y  evitar alzas excesivas en los precios del combustible en zonas donde no hay competencia y donde hay sobrecostos en transporte".

Específicamente se aplica para las capitales de San Andrés y Providencia, Guajira, Guaviare, Chocó, Caquetá, Casanare, Arauca, Amazonas, Guainía, Vichada y Vaupés, "al igual que en el resto de municipios de territorio nacional".

Allí, el Ministerio les permite a los comités de precios definir los costos de transporte para llegar al precio máximo al público de la gasolina corriente en sus respectivas localidades.

Esto último ha sido un factor de influencia en el valor final de la gasolina corriente, pues el del transporte está tasado en 0,5 centavos de dólar (alrededor de 9,70 pesos) por cada galón que se lleva a la estación y, como lo demuestra Fendipetróleo, en Bogotá ese costo se ubica muy por encima: 26 pesos.

EL TIEMPO Sección Vehículos / Revista Motor -www.motor.com.co

 

 

Calificación: