Hagamos cuentas en la protección del consumidor de vehículos

Ene 23, 2015
Redacción Carroya.com
Ley del consumidor
Al comprar un vehículo todos tenemos igualdad de derechos.

Las cosas más novedosas sucedieron al interior de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que comenzó a exigirle a los consumidores que se ajustaran a lo que dispone el código de procedimiento civil en tratándose de procesos judiciales, pues, como es sabido, los reclamos de los propietarios y los usuarios de los vehículos ya no son meros derechos de petición sino verdaderas demandas contra quienes consideran que han vulnerado sus derechos. El carro más vendido de la historia. 

Por esa razón disminuyeron sustancialmente las demandas de los consumidores de vehículos, que ahora tienen que utilizar un abogado cuando la cuantía del conflicto supera los $24,7M, pueden ser condenados en costas y agencias en derecho sino prosperan sus pretensiones, y (para peor)  les pueden imponer una multa hasta $92,4M si obran con temeridad al demandar al concesionario o la marca o al exponer sus argumentos y pruebas ante la SIC dentro del proceso. El país donde se venden más carros eléctricos. 

Definitivamente ya no es como antes, en que uno podía meter la demanda para ver si había  pesca en el rio o en el mar, y - al fin de cuentas - si la red salía vacía no pasaba nada.

Por su parte las marcas y los concesionarios, que se exponen a las mismas cargas económicas y no obraron en forma honorable frente a su cliente en lo que se refiere a la calidad y la idoneidad del vehículo o en el servicio de postventa, ajustaron sus procedimientos para atender  de buen grado  y con eficiencia los reclamos de los clientes inconformes con la forma como estuvieran atendiendo la garantía del vehículo.

Definitivamente ya no es como antes, en que uno podía hacerse el loco y esperar a que fuera la Superintendencia la que decidiera si era procedente o no la reparación del vehículo, cambiarlo por uno nuevo o devolver el parné que le hubieran pagado por el semoviente, pues ahora el asunto tiene otras arandelas sino sale bien.

Finalmente, la Superintendencia de Industria y Comercio en Bogotá se fortaleció  con nuevos funcionarios/jueces en el área de protección al consumidor, celebró un convenio con el Centro de Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá para cerrar los procesos en que las partes se pongan de acuerdo, e inauguró en el mezzanine  de su edificio del Centro Internacional una nueva batería de salas de audiencias, en la que ahora incluso cuenta con una sala con capacidad para 30 persona,   por si fueran muchos los demandantes o los demandados (recuérdese que puede acumular los procesos  instaurados por  varios consumidores contra el concesionario o la marca por los mismos motivos del vehículo, y decidirlos en una sola audiencia). Los carros más caros del mundo según Forbes. 

Además, cambió su plataforma tecnológica  para que demandantes o demandados puedan participar a distancia en la audiencia en que se fallará el proceso (Art. 432 del CPC) con sonido e imagen, en pantalla ancha y con sonido estereofónico, cumpliendo de esa manera aquello de que tiene competencia en todo el país para decidir sobre los conflictos de los consumidores finales de bienes y servicios.

Y los abogados que actúan en estos procesos ahora le aconsejan a sus clientes que si no tienen pruebas sólidas para defender su posición, mejor procuren arreglar las cosas por las buenas, ya que este asunto es con pruebas, y no tanto verbo.

Da gusto ver tantos cambios, y el balance de este año no puede ser más positivo.

 

Rodrigo Bueno Vásquez
Derecho del Consumidor de Vehículos




Califica este árticulo: