Peritaje: la prueba de fuego para un vehículo usado

Dic 11, 2017
Redacción Carroya.com
Peritaje: la prueba de fuego para un vehículo usado
Foto: 123.com

Es recomendable someter al vehículo a una revisión técnica y legal como parte del proceso de compra o venta.

El peritaje es una revisión técnico-mecánica que se hace a un vehículo para conocer su estado en general. Normalmente las personas lo solicitan cuando van a comprar un usado directamente, es decir, a un particular y no en un concesionario, o al tomar la decisión de vender el vehículo para asegurar una transacción exitosa. 

Basado en el resultado del estudio, el concesionario que realiza la revisión expide una certificación o avalúo que corresponda con el valor comercial o de retoma.

En qué consiste

Lo primero que se verifica es el estado del motor, su composición, fugas de compresión si las hay, los niveles de aceite y en general el comportamiento de la máquina.

A su vez, el sistema eléctrico juega un papel importante porque define el funcionamiento de todos los accesorios y las piezas.

Luego, se hace indispensable colocar el carro en un elevador para que el técnico pueda observar la estructura general del chasís y la suspensión (amortiguadores, tijeras, bujes, entre otros).

Posteriormente, en el equipo denominado alineador, se comprueba el funcionamiento de la caja y la dirección para diagnosticar si el desgaste de las llantas es adecuado. Aquí también se desmontan las cuatro llantas para analizar el estado de las pastillas, los discos, las bandas y las campanas.

La evaluación de la parte visual exterior comprende los cuadres, grabados, parales, pintura, vidrios, boceles, bumper delantero y trasero, luces y persiana. En síntesis, es aquí donde se verifica si el carro ha tenido golpes fuertes.

La parte interior del vehículo también debe ser evaluada: la tapicería, el techo, los parasoles, el tablero, el radio, el timón y la palanca de cambios, entre otros.

Valoraciones a considerar

1. Verificación estructural del vehículo

Se puede identificar la originalidad de la carrocería y el chasís del vehículo y verificar si las piezas han sido repintadas o reparadas.

2. Determinación de eficacia

Con esto identifica: La desviación de la trayectoria, la eficacia de la suspensión, la eficacia de frenado.

3. Verificación de los sistemas de identificación del vehículo

Con esta verificación se puede determinar si el vehículo está reportado en centrales, tiene algún pendiente legal o si los elementos de identificación de éste han sido removidos o alterados.

Si vas a vender tu vehículo, recuerda:

Vender tu vehículo nunca fue tan fácil, publIcalo GRATIS y destaca las características más llamativas AQUÍ, sin pagar más.

- No todas las marcas y modelos se venden de forma fácil.

- Compara modelos y fija un precio razonable que te permita un margen de negociación.

- Siempre realiza el traspaso del vehículo.

Por: Alexandra Pardo - Redacción Carroya.com




Califica este árticulo: