Las luces: los 'otros ojos' del conductor

Dic 11, 2014
Redacción Carroya.com
El uso correcto de las luces es clave para la seguridad vial.
El uso correcto de las luces es clave para la seguridad vial.

El diseño, el color y el voltaje de las luces son tres características esenciales para un elemento tan importante para la seguridad del carro, como son los ojos para el hombre. El garantizar y lograr la mejor visibilidad del conductor y facilidad en la conducción es la razón por la que las fábricas constantemente están innovando y mejorando el diseño de las lámparas de los autos.

Pero su funcionalidad no depende solo de los materiales con las que son fabricadas y de las innovaciones tecnológicas que incorporan, sino de la buena utilización que les dan los conductores. 

Un mal manejo de las luces en carretera puede ser causante de un accidente. Por esto es tan importante saber cómo, cuándo y dónde se deben utilizar las luces bajas, medias, plenas y bajo qué condiciones.

 Los lectores de la Sección Vehículos constantemente están cuestionándose sobre cómo se deben modificar las lámparas que ya traen lo autos, cuales son las luces accesorias que pueden utilizar y cuál es el uso correcto de todo esto. 

Pero, para saber cuál es su uso correcto hay que conocer primero los diferentes tipos de luz y la variedad de lámparas que existentes en el mercado nacional. 

Básicas y obligatorias

Existen tres tipos de luces básicas que vienen instalas en todos los vehículos: bajas, media y altas. 

Su utilización y funcionalidad depende de varios factores como son la condición climática, el tipo de vía por donde transita y la velocidad del carro. 

Hay que tener presente que todas las luces instaladas hoy en día en los carros vienen dirigidas o direccionadas hacia unos puntos debidamente estudiados y los vidrios traen unas características especiales, así que modificarlas afecta necesariamente su buen comportamiento.

La velocidad. De acuerdo con los expertos y las normas internacionales, las luces altas o de profundidad solo se deben usaren carreteras, rectas. Incluso como las vías cada vez están mejor iluminadas, pueden ser utilizadas únicamente cuando viaja a alta velocidad, momento en el que es necesario visualizar campo más profundo y observar los objetos que se aproximan a mayor distancia de manera que pueda anticiparse y reaccionar. 

Es decir que si viaja a alta velocidad es mejor que vea con más tiempo de reacción un objeto atravesado en el camino o la próxima curva. 

Por el contrario si viaja a baja velocidad, por zonas urbanas, la ciudad e incluso carreteras con suficiente iluminación, puede hacerlo con las luces medias. Aunque no está mal cambiar a las plenas, de vez en cuando, para que no lo cojan por sorpresa objetos u obstáculos que estén a mayor distancia.

Las carreteras. Si se viaja por una carretera de una sola vía a lado y lado y tiene puestas las luces plenas, hay que recordar que en el momento que vea que un carro se aproxima en sentido contrario debe pasar a luces medias. 

Para esto los expertos recomiendan primero, antes de quitar las plenas, ubicar la orilla del camino y tomar varios puntos de referencia lejanos. 

Eso si, si no está seguro de la proximidad del otro carro o la visualización no es buena, es preferible desacelerar.

Para evitar que el automóvil que viene en sentido contrario lo encandile lo más importante es enfocar la visión hacia el lado oscuro de la carretera, asegurarse, con la línea de lado derecho, que va por el camino correcto y evitar mirar las luces del otro vehículo.

El clima. La niebla y la lluvia son dos enemigos de la seguridad vial. No saber utilizar las luces en estos dos casos, es uno de los principales factores de accidentalidad. La razón, es por que el agua y la neblina son elementos que reflejan la luz y mientras más fuerte sea está mayor será su repetición, que se dirige a los ojos del conductor. Razón por la que es vital no utilizar las luces plenas.

Tanto las exploradoras, como las luces medias son las ideales para estos casos, pero es el vidrio biselado el que cuenta con la característica antiniebla e iluminan en dirección al suelo o al espacio que queda entre la nube y el pavimento. Hay que tener en cuenta que mientras más biselado es el vidrio más corto es el alcance del haz de luz y más abajo iluminan.

Las exploradoras. Existen dos tipo de luces exploradoras: las antiniebla y las de chorro. Las primeras tienen n haz de luz muy disperso y bajo, específicamente diseñado para alumbrar los bordes del camino. Estas son muy utilizadas en expediciones 4x4, pues son ideales para iluminar en rutas de montaña. Las segundas, son mucho más fuertes y de largo alcance.

Cabe recordar que por normas internacionales, todas las luces exploradoras y accesorias deben ser instaladas por abajo del bómper ya que es desde este nivel que pueden tener un mejor funcionamiento.

Las nuevas luces inteligentes

Ahora la tecnología ha permitido la incorporación de las luces a otros sistemas del carro como las llantas, el GPS, entre otras, de manera que se mueven de acuerdo a las necesidades de la ruta y el conductor y 'leen' la carretera para cambiar automáticamente en caso de ser necesario, por ejemplo al girar en las curvas o cuando se aproxima un carro de frente y deben bajar.

Incluso hay luces conectadas a sensores que las activan, suben o bajan, al entrar o salir de lugares oscuros como túneles. Y existen también las luces de día, ideales para la posición de un carro, pero que no tiene mayor consumo. Estas son muy prácticas para los conductores que deben salir de la ciudad en el día y se les olvida que en Colombia existe una norma que los obliga a tenerlas prendidas cuando viajan por carretera.

Luces amarillas

Eran las más utilizadas, las populares, hace mucho tiempo y funcionaban muy bien, pues su color amarillo tiene la facultad de perfilar mucho más precisamente las siluetas. Además, producen menos reflejos que las demás, en condiciones climáticas complicadas como la lluvia. Aunque está demostrado que no es cierto que penetran la niebla más que las blancas  pero con los avances de la tecnología y de los nuevos estudios de los expertos, está demostrado que no hay luz amarilla que supere las características de las blancas.

Diferentes tipos de bombillos

Existen cinco tipos de bombillos que son o han sido utilizados en las lámparas de los automóviles. Cada uno tiene sus características pero han sido las nuevas tecnologías las que han ido venciendo esta larga carrera. Primero están los bombillos incandescentes, los tradicionales, que van de los 45 a 55 vatios. 

De acuerdo con los expertos este tipo de bombillos son considerados poco eficientes pues no transforman toda su energía en luz, sino que la gastan en otras cosas, como producir calor. 

Pero en los automóviles son suficientes y tienen un buen funcionamiento, aunque no el ideal.

Después están los bombillos halógenos, que llevan gas de halógeno o de yodo que llevan por dentro y transforman mucha más energía en luz en comparación con los bombillos tradicionales. El problema es que generan mucho calor y pueden llegar a derretirse, por esto los expertos aconsejan que antes de instalarlas en un carro que no las trae de fábrica, se ponga un relevo que evite estos daños.

En tercer lugar, están los blancos que no son más que un gas más elevado que el yodo. No son útiles y encandilan. Además, aunque son promocionadas así, no alumbran más que las halógenas convencionales.

También existen los bombillos HID que tienen un gas Xenón mucho más eficiente y duradero. Producen el doble de iluminación que las halógenas, en un tono azul violeta, su espectro es mucho más definido, tienen mayor duración, no consumen tanta energía y no producen tanto calor.

Últimamente también se está hablando de las lámparas bixenón, que son esta misma tecnología pero utilizada para las luces plenas. 

También está el último avance en iluminación: los LED. Se utilizan fundamentalmente en los 'stops' y cocuyos, pues consumen hasta un 80 por ciento menos energía, duran más y tienen menor impacto sobre el medio ambiente y son más brillantes, pero no tiene un haz de luz de mucha profundidad, ni mayor alcance.

Fuente: EL TIEMPO, sección Vehículos

 

Califica este árticulo: