5 razones para elegir un vehículo con motor turbo

Jul 10, 2020
Redacción Carroya.com
Foto: istockphoto.com

Cuando escuchamos la palabra "turbo" automáticamente nos imaginamos carros veloces. Sin embargo, este tipo de motores no solo están diseñados para lograr velocidad, adicionalmente el turbocompresor busca reducir el tamaño y la cilindrada de los motores para disminuir las emisiones contaminantes y optimizar el uso de combustibles.

Si estás considerando comprar un vehículo turbocargado, analiza antes estas cinco razones que comparte Miguel Urrea, Gerente de Ingeniería de GM Sudamérica Oeste:

1. Consume menos combustible

Un motor con turbocargador produce la misma cantidad de energía que uno de mayor tamaño sin él, la diferencia es que el motor con turbo usará menos combustible. Por ejemplo, si ambos producen 200 caballos de potencia, la versión turbo puede hacerlo con sólo cuatro cilindros, mientras que un motor convencional requerirá de seis. Un motor turbocargado podría ahorrar hasta un 20% de combustible. Por ejemplo, la Chevrolet Equinox, posee un motor turbo de 1.5 litros que genera 230 Nm de torque y que brinda un excelente desempeño con bajo consumo de combustible.

Lee también: Lamborghini Huracán Spyder: un seductor deportivo con motor V10

2. Menos ruido

El motor con un turbocargador es menos ruidoso que uno de aspiración natural, además posee un tamaño de motor generalmente mucho más pequeño para producir la misma cantidad de energía.

3. Desempeño en altura

A mayor altura, el rendimiento y generación de energía de un motor turbo incrementará considerablemente debido a que a mayor altura hay menor presión de aire y el turbo lo compensa. 

4. Mucho más ligero

El motor turbo puede generar la misma potencia que un motor convencional de mayor cilindrada y tamaño, sin embargo, al ser más compacto te ayuda a ahorrar espacio y peso. Un vehículo entre más ligero es más eficiente. 

Te puede interesar: Audi R8 V10 plus: el superdeportivo de 700 millones de pesos

5. Menos contaminación

Un motor con turbocargado es más pequeño que uno regular, quema menos combustible y genera menos dióxido de carbono, lo que significa que es más amigable con el medio ambiente.

Datos de interés: 

En 1962, General Motors fue uno de los pioneros en la industria automotriz al desarrollar uno de los primeros vehículos turbo de producción: el Chevrolet Corvair Monza Spyder.

Además, los turbocargadores se vienen desarrollando para motores de gasolina y diésel desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Fuente: Chevrolet

 



¿Te gustó esta nota?:

Promedio: 2.4 (9 votos)

Vehículos nuevos y usados más buscados en Colombia